El Poliestireno Expandido o EPS es un material plástico muy ligero utilizado en el campo del Envase y Embalaje para innumerables sectores de actividad y en el sector de la construcción, principalmente como aislante térmico y acústico. También presenta una serie de aplicaciones de lo más variadas, aparte de los referidos sectores de aplicación.

Familiarmente el EPS también es conocido como “corcho blanco”.

Principales características del Poliestireno Expandido:

- Ligereza

- Capacidad de Aislamiento Térmico

- Amortiguación de impactos

- Carácter higiénico

- Versatilidad

- El EPS es un material 100% reciclable

El EPS no contiene ni ha contenido nunca CFCs ni HCFCs:

En su proceso de fabricación, a partir de la transformación del Poliestireno Expandible, el EPS no utiliza ni ha utilizado nunca gases expandentes de la familia de los CFCs, HCFCs y HFCs. Por lo tanto, su fabricación y uso no conlleva ningún tipo de efecto sobre la degradación de la Capa de Ozono. Los productos de EPS cumplen con las exigencias sanitarias, con lo que pueden utilizarse con seguridad en la fabricación de artículos de embalaje de alimentos. El EPS no tiene influencia medioambiental perjudicial, no es peligroso para las aguas. Se pueden adjuntar a los residuos domésticos o bien ser incinerados. En caso de combustión no genera ningún tipo de gases nocivos.

HISTORIA DEL POLIESTIRENO EXPANDIDO :

Como muchos de los inventos que hoy utilizamos y que nos parecen recientes ya fueron utilizados de alguna forma en tiempos antiguos y aunque no con los mismos usos, si que se hicieron los primeros intentos por intervenir con productos naturales para conseguir un determinado resultado.

Resulta que todo empezó en Egipto, 3000 años antes del nacimiento de Cristo. En aquellos tiempos, los egipcios, grandes creyentes en la vida después de la muerte, embalsamaban los cadáveres de sus seres queridos como una manera de preservarlos en el largo viaje que les esperaba hasta el más allá. En el proceso de embalsamamiento se utilizaba, entre otras sustancias, una resina que extraían de un árbol oriental, el ámbar líquido.

Muchos años después, en 1876, un científico inglés tuvo la idea de destilar la resina de ámbar líquido para extraer un fluido al que denominó Styrax . Este material fue utilizado durante años como un estimulante de las vías respiratorias.

En el siglo XIX, dos químicos franceses se propusieron aislar la molécula de Estireno a partir del Styrax. Con bastante esfuerzo y no con poco trabajo consiguieron su propósito desarrollando un método de síntesis de laboratorio de Estireno a partir del Styrax.

En 1925 un químico alemán consiguió ensamblar varias moléculas de estireno unas con otras en un proceso denominado polimerización. A este polímero lo denominó Poliestireno.

También en 1925, otro científico alemán, el DR. Strasky, del grupo químico alemán BASF, realizó la primera expansión del poliestireno, creando el Poliestireno Expandido .

Con esta investigación nació un nuevo derivado de los polímeros del que se han desarrollado numerosas aplicaciones, tanto en embalaje, construcción, etc., y se creó la base para una nueva industria.